No se trata solo de la voz

Frecuentemente escuchamos decir “fulano tiene voz de locutor” y efectivamente, existen voces más agradables que otras, que ganan en calidad cuando se utilizan ante un micrófono. Pero, ¿es esto suficiente para considerarse un profesional de la palabra? La realidad demuestra a diario que para hacer una locución convincente existen otros elementos que pueden complementar, incluso suplir, esa cualidad extraordinaria de las llamadas voces “radiofónicas”.

Si hacemos un monitoreo por las emisoras que integran el sistema de la Radio en Cuba encontramos lamentables ejemplos de locutores y locutoras que en muchas ocasiones hacen mal uso del lenguaje, confunden naturalidad con pobreza de vocabulario y reflejan en su discurso total desconocimiento de los temas que tratan.

La voz debe tener rostro de credibilidad, ya se ha dicho antes. Un locutor no puede ser una persona que lea poco, no tenga nada original que decir o descuide la forma de lo que dice. Los profesionales de la voz necesitan estudiar constantemente, ampliar su vocabulario con el uso de palabras sencillas, comprensibles y útiles; deben conocer la cultura del territorio en que viven y ser parte de ella.

No se trata solo de la voz, se necesitan los esfuerzos del gremio, de las instituciones y de toda una nación para preservar los valores idiosincrásicos del idioma en que se expresaron con grandeza Miguel de Cervantes y Saavedra, Gertrudis Gómez de Avellaneda, Alejo Carpentier y nuestro apóstol José Martí. Es hora de apelar al orgullo de ser hispano hablantes.

Una pregunta interesante que debiéramos hacernos hoy los servidores públicos activos del idioma nos conduce a reflexionar sobre lo siguiente: ¿es el locutor un modelo lingüístico para sus oyentes? ¿Existe una política lingüística en Cuba para la protección de la unidad del idioma español en nuestros medios de difusión masiva?

La Unión de Escritores y Artistas de Cuba en nuestra ciudad, tiende puentes entre los medios y el Centro de Lingüística Aplicada con sede en este territorio. Lo hace desde el espacio “Palabras con cuerdas” que cada mes reúne a los locutores y locutores santiagueros en el patio La jutia Conga de esta institución. ¿El objetivo?: desarrollar investigaciones interdisciplinarias que permitan elevar la cultura del idioma y enriquecer valores espirituales y culturales en la población.

Adoré la tarde entre violines y el intercambio con colegas comprometidos. Gerardo Houdayer Lafaurié, vicepresidente de la UNEAC y prestigioso locutor de la radio y la televisión en Cuba, es sin dudas, uno de ellos.

Los invito a escuchar un fragmento de nuestra conversación.

Foto: Gerardo Houdayer Lafaurié, locutor y vice presidente de la UNEAC en Santiago de Cuba y Caridad Torres, destacada directora de programas en la radio cubana

Impactos: 180

Entradas relacionadas