Un titular es una saeta

Por: Reinaldo Cedeño Santiago de Cuba, 20 ago.- El proceso de comunicación de ninguna manera puede ignorar al lector-oyente-televidente-internauta. No resulta este un ente pasivo, un receptáculo, sino alguien que aporta todo su corpus de experiencias y opiniones, que todo aquello que recibe lo pasa por ese “filtro” que algunos teóricos han llamado mediación. Justo ahí el título resulta un elemento clave. Su capacidad de síntesis y sus posibilidades de destaque, le hacen portador de un rendimiento comunicativo de excepción. Impactos: 150

Leer más