“HUIR DE LO MEZQUINO Y AFINCARSE EN LO GRANDE”

“Arte es huir de lo mezquino, y afincarse en lo grande”, escribió José Martí con su verbo encendido de siempre

Estos meses de afectaciones por la pandemia han demostrado la capacidad del arte para reinventarse y demostrar que la cultura permanece, porque en ella vivimos insertados. Es necesario poner la multiplicidad de la riqueza cultural creada al alcance de los públicos, de una u otra forma.

Un patio y un corredor son capaces de convertirse en escenario si hay un artista detrás.

Las bibliotecas y los museos han permitido visitas virtuales y han expuesto sus fondos, incluida nuestra biblioteca principal, la Elvira Cape, segunda depositaria de fondos del país, que acaba de terminar toda la reparación y ambientación de su patio con un gusto estético notable. Su directora Olegma Yurell, se apresta a acoger proyectos de muy diverso tipo.

En los poblados más pequeños y las áreas rurales han de fomentarse, dentro de las posibilidades, aquellas iniciativas que permitan interactuar con sus personalidades y tradiciones. Insistimos demasiado en los mismos espacios cuando hay otros ahí por explorar, por explotar.

La escuela ha de reafirmarse en lo que es, la más importante institución cultural de la comunidad. Ejemplos como los del Internado de Primaria Abel Santamaría en El Caney, bajo la dirección de Rolando Beltrán, Héroe Nacional del Trabajo, demuestra que es posible.

Es loable incentivar la pasión por la lectura, por supuesto, pero eso necesita arte y seducción. Conozco proyectos de narración oral, escritura y teatro para niños y adultos muy loables.

Asimismo a los medios les toca socializar y gestionar parte de lo mejor que hace cotidianamente, con esfuerzo, por profesionales preparados y dispuestos, arte que a veces no logra convertirse en patrimonio de mayorías. Por suerte, tenemos en Santiago de Cuba y en nuestro país, un capital cultural enorme, creado y fomentado pese a tantas dificultades.

El municipio es la sal de un país, lo que sazona su riqueza y diferencia, la savia nutricia de nuestra cultura, el arte vivo, enhiesto, lejos de lo mezquino, afincado en lo grande.

Impactos: 106

Entradas relacionadas