Belice Blanco Garcés: LA NOVIA DE LOS AMANECERES

Por: Reinaldo Cedeño Pineda

Ella es una maestra de la luz.

Ahora mismo está en casa, en el aislamiento social que se ha pedido, como debe ser. En el edificio Cinco Palmas, en la avenida Victoriano Garzón, en el segundo piso.

No puede desandar Santiago, no puede subir, bajar. No puede echarse la cámara al hombro y documentar el día a día: el declive de la calle, el gesto del vendedor, el rostro de la quinceañera… pero Belice Blanco Garcés se las ha arreglado para seguir tocando la ciudad.

Se levanta temprano, muy temprano. Va con su cámara, se envuelve en su amor, queda absorta. Y con esos aires suyos, entre medievales y contemporáneos, con esos ojos suyos inolvidables,  me hace la confesión: «Desde mi ventana, atrapo amaneceres».

Todos los amaneceres son diferentes.

También aprehende el esfuerzo de muchos que no pueden quedarse en casa, una gestión impostergable, el andar rápido, el compromiso. Y de sus imágenes, a través de la ventana, emerge una ciudad que se adapta, que resiste.

Todo nos lo cuenta en su propia voz, con su propio tono. La presentamos justo hoy 20 de abril, cumpleaños  de esta artista…

Impactos: 511

Entradas relacionadas