Tiene 55 años… mientras no se demuestre lo contrario

Por: Miguel A. Gaínza Chacón

Santiago de Cuba, 19 mar.- Cada año, para el mes de marzo tiene lugar en Santiago de Cuba el Festival de la Trova Pepe Sánchez, que comenzó siendo nacional y luego se convirtió en internacional. A modo de resumen, el festejo se realiza en marzo para hacerlo coincidir con el día del natalicio de José Sánchez (19 de marzo de 1856) uno de los tantos “Pepe” vinculados a la trova santiaguera.

El sastre trovador Pepe descolló por su genio creativo, su voz y porque sin saber música, asombraba su intuición para “armar” los acordes más insospechados incluso para los académicos; también, por enseñar a otros –hasta al mismísimo Sindo Garay– el mejor arte a la hora de pulsar las cuerdas sobre los trastes; por crear el primer bolero, “Tristezas”, un género que con el sello exclusivo de Pepe y su estilo cubano, enseguida gustó tanto en otras tierras y se extendió tan rápido, geográficamente, que hasta algunos mexicanos quieren arrogarse la paternidad de este modo romántico de hacer música.

Puede asegurarse que el Festival es el más importante en Cuba dentro de la trova tradicional, y el de mayor convocatoria entre artistas y público. Pero ocurre, que con el paso de décadas y décadas, algunos detalles comienzan a afrontar problemas en el tiempo. Así, hay incongruencias en el número atribuido al “Pepe Sánchez” y cuando hace un buen tiempo alguien alertó a los entonces organizadores del encuentro, no fue tenido en cuenta. Hoy se afirma que el festejo por desarrollar en Santiago de Cuba desde este domingo 17 hasta el venidero 21 de marzo es la edición 57. cuando otros opinan que es el número 55. Entonces ¿a quién preguntar si ya los fundadores conocidos no existen?

Buscar en la prensa plana guardada en archivos pudiese ser una solución. Para ser la fiesta número 57 la primera debió celebrarse en 1962. Pero en una pesquisa en el periódico “Sierra Maestra”, editado en esta ciudad, no encontramos nada referido ni al Festival ni al Padre de la Trova en 1962 ni en 1963….

Nosotros afirmamos que es el número 55 a partir de una conversación con uno de los pocos fundadores que quedaban con vida. Tenía esa persona el aval, además, de ser muy conocedora del tema; de ser un investigador contumaz… No conocíamos a nadie que atesorara tantas vivencias y conocimientos sobre la trova como el entrañable Lino Betancourt Molina, fallecido hace solo semanas. De él es el relato que ofrecemos a continuación, convenientemente grabado y guardado, y que a la hora de hacer la transcripción ha sido respetado tal y como se desarrolló:

“En el año 1964 se celebró en Santiago de Cuba el Primer Festival Nacional de la Trova. Acordamos, como un homenaje perpetuo, como un homenaje permanente al nombre de Pepe Sánchez, el precursor de la trova, que ese festival se llamara Festival de la Trova Pepe Sánchez. Y así fue.

Fue organizado en aquel año 1964, repito la fecha, por Miguelito García, que a la sazón era el director provincial de música del sectorial de Cultura de la provincia de Oriente. Recordemos que en aquel momento la provincia de Oriente no eran cinco provincias como ahora sino una sola. Y el director de la programación de música popular era Radamés Sánchez, hijo de Pepe Sánchez.

En un principio se iba a hacer un acto nacional pero en una reunión previa que tuvimos se acordó que fuera un Festival Nacional. Y así fue.

Recordamos con nostalgia y con emoción que a aquel Festival vinieron trovadores… eximios trovadores de toda Cuba: de La Habana estaba vivo Sindo Garay, estaba vivo Mario Rudy, una gloria de la música cubana; las Hermanas Martí, las Hermanas Junco, Hilda Santana, Ida del Valle, Tata Villega, una gloria de la trova cubana, de Sancti Spíritus, en fin: vinieron aquí muchísimos trovadores que se unieron a las grandes figuras de la trova santiaguera, como por ejemplo recuerdo con nostalgia a Miguel Ángel Jústiz, a Daniel Castillo, a Manolo Castillo, a Anselmo Leinatti, en fin, todos aquellos fundadores de la Casa de la Trova. Y sobre todo recordamos con mucho cariño y con mucha emoción a Virgilio Palais, fundador de la Casa de la Trova de la calle Heredia que lleva justamente el nombre de Pepe Sánchez.

En ese Festival, que se extendió a toda la provincia de Oriente… recuerdo que fuimos a Manzanillo, a Guantánamo, a El Cobre, y hasta Banes, a Contramaestre, a Bayamo, a Palma Soriano y se honró a todos aquellos trovadores que estaban vivos en aquel momento para gloria de Cuba. Un Festival bellísimo.

Luego, seguimos viniendo a Santiago de Cuba desde el 1964 y de aquellos participantes en aquel Festival quedamos vivos muy pocos. De los trovadores que vinieron, que yo recuerde ahora, está Cuca Martí, con sus 90 años cargados de gloria; está Adriano Rodríguez, que no vino al primer Festival pero luego se sumó a los demás festivales y siguió viniendo. Vive en La Habana actualmente, en Guanabacoa, en su villa natal donde siempre ha permanecido y al cual le debemos mucho, mucho le debemos a Adriano Rodríguez, porque mucho que ha aportado a la trova cubana.

Yo tuve la suerte, el privilegio, de haber venido a todos los festivales. Estamos en el Festival 50 y aquí estoy, lleno de salud, con un poco más de años claro está, pero seguiré aportando, como se dice, aportando mi granito de arena a que el Festival de la Trova cada día sea más grande.

Yo mantengo un programa de trova, que se llama Cita con la Trova en Radio Taíno y se trasmite por Internet, desde hace 21 años tenemos ese programa de la trova, a las 6:00 de la mañana hasta las 6:27, y también como tú sabes, doy conferencias tanto en Cuba como en el extranjero.

En España, concretamente, he tenido la suerte de ser acompañado por Eduardo Sosa, trovador y presidente de este Festival, y también en otros países he aportado mis conocimientos, mi pobre conocimiento sobre la trova cubana. Y a todo el mundo le ha gustado saber que la trova en Cuba existe como una manifestación de dignidad cultural del pueblo de Cuba.

En el primer día del evento teórico hemos ofrecido un homenaje, un homenaje muy sincero, un homenaje que le debíamos a las Hermanas Aguilera, sesenta años de música tradicional cubana.

En ese homenaje recordamos cómo las Hemanas Aguilera se iniciaron cantando trova en la extinta Cadena Oriental de Radio, CMKW, acompañadas por la Orquesta de Chepín Chovén, y como solistas por el maestro Mario Rudy, maestro en verdad, un excelente trovador, guitarrista y voz segunda; y también recordamos que en aquellos momentos donde decir comunista era decir algo así como una “mala palabra”, las Hermanas Aguilera iban a todos los actos del Partido Comunista a cantar y a ofrecer su presencia en los actos del Partido Comunista. Es decir: las Hermanas Aguilera son fundadoras del Partido Comunista de Cuba aquí en Santiago de Cuba. Ese es un mérito grande que yo le concedo y que todo el mundo le puede conceder a las Hermanas Aguilera, que han sabido respetar aquella cuestión de la Revolución Cubana que hoy felizmente la tenemos. Y ellas son merecedoras de ese respeto y de ese homenaje que se les ha brindado en el primer día del Coloquio del Festival de la Trova.

También se le ha rendido homenaje, claro está, a Sara González; la Lic. Yorisel Andino ofreció una conferencia sobre la ruta del Chan Chan, donde presentó a un trovador desconocido pero que a todo el mundo le ha encantado la personalidad de ese trovador y lo que ha hecho ese trovador, Orman Cala, de Bayamo. Ha encantado la presentación de ese trovador, prácticamente desconocido, gracias a Yorisel que es la coordinadora general del evento teórico. Como tú sabes yo soy el presidente. Pero la que coordina los trabajos y la que los lleva a cabo, felizmente, ha sido Yorisel.

Bueno, las Hermanas Aguilera son procedentes de Baracoa pero se hicieron trovadoras… es decir vinieron… ya eran trovadoras pero vinieron a presentarse aquí en Santiago de Cuba de la mano, como repito yo, de Mario Rudy, quien en aquel momento era locutor de radio y presentador oficial de los actos del Partido Comunista. Y Mario Rudy fue el que las enseñó prácticamente la trova tradicional y quien las inició en el repertorio que ellas montaron.

Las hermanas después se presentaron en La Habana, en la RHC Cadena Azul, en la CMQ y en Radio Cadena Soaritos, y siempre… también en el cine América en actividades allí, siempre recibieron el aplauso y la alegría de tenerlas como trovadoras en La Habana y aquí en Santiago de Cuba. Un renacer de la trova de las Hermanas Aguilera.

Ah, también hubo un homenaje a las Hermanas Ramos, Lesbia y Laura Ramos, de San Luis, que no pudieron estar presentes por la enfermedad de una de ellas. Dos respetables damas de la trova cubana que están también en el recuerdo de nosotros.

De las Aguilera, la que está presente es Sara; ella hacía el dúo con Irires que falleció. Y aquí en Santiago de Cuba se unió después a Cuca Aguilera, otra hermana. Pero el dúo original era Sara e Irires Aguilera, con el acompañamiento del maestro Mario Rudy en la guitarra. Yo presenté a las Hermanas Aguilera. Ya las había presentado en mi programa de radio Cita con la Trova, en dos programas que hice, y en una columna que tengo en Internet también fueron presentadas las Hermanas Aguilera. Es decir, que cumplí con el cometido de rescatar del olvido a las glorias de la música cubana.”

Hasta aquí el diálogo. Si el inolvidable Lino Betancourt fue uno de los fundadores del Festival de la Trova Pepe Sánchez y afirma que el primero se hizo en 1964 y reitera la fecha, entonces el Encuentro de 2019 es el número 55 y no el 57. Quedan dos posibilidades: Que Lino haya errado en el año, algo que descarto por completo. O que a partir de 1964, se haya celebrado el festival dos veces en un mismo año en dos ocasiones, también poco probable. En fin: mientras no se demuestre lo contrario para mí y para Lino donde quiera que esté el “Pepe Sánchez” que se clausurará el venidero 21 de marzo de 2019 es la edición 55.

Impactos: 46

Entradas relacionadas