El otro regalo de Bravo Correoso

Por: Miguel A. Gaínza Chacón

Santiago de Cuba, 14 feb.- El Lic. Antonio Bravo Correoso amaba entrañablemente a la ciudad de Santiago de Cuba. Lo manifestaba insistentemente y en especial lo materializaba con su actuación en la vida pública de esta urbe que enamora. A esta localidad le regaló la mayor parte de su esfuerzo personal y su existencia.

Bravo Correoso era, además, un ferviente defensor del arte y la cultura, y sus actividades en tal sentido las desarrollaba a la par de las responsabilidades políticas que asumió en la etapa republicana. Eminente santiaguero, como abogado sobresalió por defender los derechos de las mujeres, ancianos y niños, tarea muy noble que se agiganta en una época en que esos segmentos de la población no ocupaban como hoy, sitios de privilegio en el acontecer del país. A esa labor se consagró en Lic. con todo su empeño y su sabiduría jurídica, política y por encima de todo, patriótica.

Como hombre de la Cultura y por todo lo que hizo por Santiago de Cuba, el nombre de Bravo Correoso debe ser ponderado siempre. En 1914 se crea el primer Ateneo Cultural en esta urbe, que entonces se llamó Liceo Científico, Artístico y Literario. Por eso cobra una significación muy especial el hecho de que ahora, en ocasión del Día de los Enamorados este 14 de Febrero, a las 16:00 horas, en la que fuera vivienda del Lic. en la calle Santo Tomás número 755, entre Santa Lucía y Santa Rita, en el centro histórico de la ciudad, reabrirá sus puertas el “Complejo Cultural Lic. Antonio Bravo Correoso”, acción que implícitamente es también uno de los regalos que él legó a Santiago de Cuba pues allí, desde 1995 reanudó sus actividades el Ateneo Cultural.

Antonio Bravo Correoso nació el 8 de octubre de 1863 en Santiago de Cuba y luego de graduarse como abogado se consagró –como ya señalamos- a la defensa de los sectores más desfavorecidos. Se afirma que nunca perdió un juicio.

Como patriota, defendió con vehemencia en la Convención Constituyente NO ACEPTAR la Enmienda Platt, con la que USA mancilló el sacrificio de los cubanos por liberarse del colonialismo español.

Bravo Correoso es uno de los firmantes de la Constitución de 1940, para muchos una de las más avanzadas del Continente en su momento. Y por ser el Delegado de mayor edad en la Asamblea Constituyente, integró la presidencia que rubricó el documento en Guáimaro, precisamente donde en 1869 vio la luz la Constitución que siguió al histórico 10 de octubre de 1868.

Se afirma, que los otros asambleístas firmaron con una pluma de oro, especialmente confeccionada para la ocasión. Pero Bravo Correoso firmó con la misma pluma que refrendó la Constitución de 1901. Quizás fuera él el único en rubricar ambos documentos. El ilustre santiaguero murió el 26 de enero de 1944.

SU CASA COMO CENTRO CULTURAL

Al edificio que fuera la casa del abogado y patriota le ha sido conservada su imagen exterior de los primeros años del siglo XX, aunque por dentro muestra aún elementos del siglo XIX.

Hasta 1960 fue vivienda; luego, hasta 1980, archivo de la propiedad; en 1995 es restaurado el edificio para acoger al Ateneo Cultural y hoy es la sede de la filial del Fondo Cubano de Bienes Culturales.

Como inmueble patrimonial, la vetusta residencia ha sido rehabilitada exquisitamente. Y ¿qué será el ‘Bravo Correoso’ a partir de hoy, Día de San Valentín de 2019?

Allí estará la Galería 1927, que abrirá con la exposición “Lo posible de lo imposible”, con esculturas y obras pictóricas realizadas por artistas sobresalientes, entre estos Carlos René Aguilera, Gretel Arrate, Adolfo Escalona, Edgardo Camacho, Jorge Luis Pouyú, Israel Tamayo, Julio César Carmenate, Luis Emán Fornaris, Danis Montero, Wilfredo Fernández, Mayito Trenard, Carlos Parra, Agner Domínguez Pineda, Jorge Luis Berenguer…

Además, en el local funcionarán dos tiendas, una para calzado y otra para confecciones, y en el patio, como centro cultural de ARTEX, habrá ofertas gastronómicas y culturales.

A la fachada y buena parte del interior del inmueble ecléctico se les ha conservado la influencia de la arquitectura árabe y gótica que lo caracterizó, en una labor de años y que requirió el empeño de individualidades y colectivos de creación, todos del FCBC: Grupo Avenida, Grupo Cacique, Israel Tamayo y un equipo del Taller Cultural, los artesanos Adalberto Rojas, Norisbel Arias, Ángel Segundo, Hugo Laborde, Alexander Vázquez, Alejandro Soto…

Brígida Cruz Abijana, especialista del FCBC, dijo que no tiene la menor duda de que el Centro Cultural se convertirá inmediatamente en una de las ofertas culturales y artísticas de mayor convocatoria en la ciudad.

La instalación, explicó, estará abierta al público de lunes a jueves, de 09:00 horas a 18:00 horas, p.m. pero los viernes y sábados ese horario se extenderá hasta las 22:00 p.m.

Y aunque en la nueva denominación no aparezca la palabra Ateneo, indiscutiblemente es un hecho, que solo el nombre de Antonio Bravo Correoso alude a la época ateneísta en Santiago de Cuba, que siguió los primeros intentos en 1878 por crear en la ciudad un Ateneo, según refieren las Crónicas de Emilio Bacardí Moreau.

“… conferencias informativas de actualidad, veladas artísticas o fúnebres, actividades patrióticas, homenajes a figuras, hechos relevantes en la historia y la cultura, intelectuales de la ciudad o de visita en la urbe; conferencias de promoción cultural, histórica y científica” integraban el programa de aquel primer Ateneo que enseguida se convirtió en el centro cultural más relevante de Santiago de Cuba, además de promover la creación de instituciones similares en ciudades o poblados importantes de la entonces provincia de Oriente.

El Ateneo de 1995 es el primero de su tipo luego del triunfo de la Revolución.

Entonces, ningún sitio mejor que la antigua casa de quien tanto hizo por la cultura cubana para ubicar ahora la sede de este Centro Cultural y del FCBC. Y también es ideal, haber escogido para la reapertura, una fecha tan especial como el 14 de Febrero, que reverencia al amor y la amistad, dos baluartes que caracterizaron al Lic. Antonio Bravo Correoso-Catalán.

Impactos: 58

Entradas relacionadas