Benny Moré y Santiago de Cuba

CRÓNICAS DE MI CIUDAD

Por Armando A. Céspedes C.

Santiago de Cuba, 19 feb.- Bartolomé Maximiliano Moré Gutiérrez nació en Santa Isabel de las Lajas el 24 de agosto de 1919 y falleció hace 55 años en La Habana, el 19 de febrero de 1963. El Bárbaro del Ritmo cantaba de todo, pero se destacó por sus interpretaciones del son montuno, el mambo y el bolero, aunque lo que más cantó fueron estos últimos temas. Además, todo lo que interpretó lo hizo muy bien.

Este destacado hombre villaclareño fue conocido como Benny Moré pues su nombre, Bartolomé -según Rafael Cueto, uno de los integrantes del afamado trío Matamoros- lo era de los burros en México, país adonde había viajado con Miguel y su conjunto, en junio de 1945. Así, al quedarse en suelo mexicano tomó el nombre artístico de Benny Moré, que según estudioso, le fue dado por el mismísimo Miguel con el que alcanzó toda su gloria.

Una anécdota sobresale: Miguel no le daba las oportunidades que él esperaba por lo que al decírselo a Cueto, este le respondió que debía dejar el conjunto y trabajar como solista. Y así lo hizo, con tan poca suerte que aunque en ese hermano país cantó en películas y grabó varios discos con la RCA Víctor, e hizo otro tanto con la orquesta de Dámaso Pérez Prado, nunca tuvo un contrato de trabajo, pues solo hizo grabaciones, que a la larga hicieron famoso al músico matancero, divulgador del mambo en ese país y en el mundo. Es más: se afirma que si hubiera cantado El Manisero de Moisés Simons, se hubiera hecho rico. Pero, nada de eso sucedió.

Pero, hay un detalle en la vida del Benny que no es conocido y mucho menos divulgado en relación con su estancia en esta ciudad. La historia me la contó el destacado músico santiaguero, ya fallecido, Calixto Cardona, entonces Presidente de la sección de música de la Unión de escritores y artistas de Cuba (Uneac) en Santiago de Cuba, en una entrevista para un programa de la emisora Radio Mambí hace varios años.

En esa ocasión me señaló que pese a la fama y al trabajo en México, tuvo que volver a Cuba en 1950, y como no tenía dinero para poder vivir, se fue a cortar caña en tierras del camagüeyano central Vertientes donde ya había vivido antes. En ese lugar conoció a su hermano, también cortador de caña, quien lo embulló para que viajara hasta Santiago de Cuba, ciudad donde vivía con su familia, y él accedió. Aquí radicó, según el afamado compositor santiaguero Enrique Bonne, en una casa de huéspedes situada en la calle Santo Tomás entre San Francisco y San Germán que hoy no existe como tal. Fue la época en que una única radio emisora de una provincia fuera de la capital cubana, la CMKW, Cadena Oriental de Radio, transmitía con carácter nacional.

Así debutó en el programa Fiesta con Bacardí, donde hizo su primera actuación, y aquí un presentador lo nombró como el bárbaro del mambo, ritmo de moda en 1951. Lo de bárbaro del ritmo sería en un programa radial capitalino.

La Cadena Oriental de Radio en aquellos años radicaba en el edificio situado en la calle de Santo Tomás y San Basilio, hoy sede de la Fiscalía Provincial, y según se cuenta, después de sus actuaciones en el programa, salía hasta el bar Rialto, situado en los bajos del teatro de su nombre, a mediados de la cuadra de Santo Tomás, frente a una entrada de la Catedral, pedía un trago, echaba una moneda en la victrola, juke box o caja de música, marcaba una de sus canciones grabadas en México, y mientras se daba sorbos de la bebida, le hacía un dúo incomparable a sus propios temas musicales.

Una anécdota final me hizo Calixto Cardona, y eso se lo contó años después Benny Moré: su salida y la de los integrantes de su banda de esta ciudad, sitiada inmediatamente por la soldadesca batistiana, pudo ser posible por que era muy conocido y al ser identificado le autorizaron a salir. Solamente de ese modo se salvaron de la cruenta represión que siguió a los acontecimientos de aquella madrugada de la Santa Ana en Santiago de Cuba.

Y lo lamentable es que de la estancia de Beny Moré en Santiago de Cuba, desde donde saltó a la fama en el resto de Cuba, no se dice absolutamente nada, y eso es muy triste.

Impactos: 73

Entradas relacionadas