Un día para los enamorados, y nada más

CRÓNICAS DE MI CIUDAD

Armando A. Céspedes Calderín

Santiago de Cuba, 14 feb.- El 14 de febrero es el Día de los enamorados. Se suele escuchar por algunos lugares que es el del amor y la amistad, y sencillamente es una distorsión del verdadero sentido de esa jornada, dedicada a San Valentín, y a los amantes, a la pareja, a quienes se aman, a esa unión entre dos personas que sienten el latir agitado de sus corazones. Las amigas y amigos, ya tienen su día.

Lo remarco por la simple razón de que tenemos en el año, un día de las madres, de los padres, y hasta alguna vez hubo el de las abuelas y abuelos. Por si quedaran dudas, se aprobó por la ONU dedicar el 30 de julio al Día mundial de los amigos.

Pero… ¿Realmente existió un personaje nombrado Valentín? ¿Por qué se le puso al 14 de febrero el Día de los enamorados?

Según se cuenta, en los finales del siglo XIX se celebraba la fiesta de San Valentín o Vigilia de San Valentín en la Inglaterra de aquellos tiempos. No está de más que le diga que entre sus diversiones tenía un juego entre hembras y varones, que consistía en depositar sus nombres en dos bolsas, una para cada sexo. Entonces, se sacaba un papelito del bando contrario y a partir de ese momento se tendría que bailar, toda la noche, con la agraciada o el agraciado.

Pero, había un detalle que no se puede pasar por alto: ese día podía escogerse libremente a cualquier muchacha o muchacho que pasara por la calle, y podrían bailar toda la noche. Sin embargo, ¿vendría con ello el amor? Todo sería cuestión de esperar al paso del tiempo. Un segundo e importante detalle: esa fiesta nada tenía de religiosa pues de hecho era un verdadero libertinaje.

Desechada esa primera festividad, busquemos otra referencia: se refiere a un monje nombrado, posteriormente, San Francisco de Salas, quien quiso darle un aire más respetuoso a la misma, y pidió con vehemencia a los jóvenes que en los papelitos pusieran nombres de santos, para que hicieran en ese día aquello que caracterizaba a esas personas piadosas. Lo que nunca se aclaró fue el resultado de tales consejos, y aun peor, nunca se supo si él había sido un protector de los enamorados.

Pasado el tiempo, apareció el mencionado San Valentín de ese día 14 de febrero, quien se destacó por su amor y caridad hacia los demás, y de ahí que se le recuerde escogiendo una Valentina o un Valentín, que según una enciclopedia hispana de 1929, debía ser una persona pobre a quien se le daba de comer y se ayudaba, tal y como hacía el obispo Valentín con los pobres. Así las cosas, aparecen varias historias relacionadas con este santo, pero ninguna aclara que haya ayudado o matrimoniado a personas que no podían unirse por alguna causa muy precisa.

Eso sí, se dice y se afirma que Valentín tuvo varias características, como si fueran varias personas unidas en una sola. Una de ellas señala que el emperador romano Claudio lo encarceló por matrimoniar a personas en secreto, por aquello de que los casados no irían a las guerras de conquistas territoriales del imperio. Otra, que ese nombre es corrupción de la palabra francesa galentín, que significaba galante y bello; que también vivió en el año 270 A. de C. y que fue devorado por los leones en un circo romano, por lo que pasó a ser un amor religioso, y no del erótico, ese que precisamente estamos celebrando hoy.

Al final, en ningún lugar se destaca su real existencia como lo hacen muchos en estos tiempos. Aun así, tiene un lugar muy especial en el corazón de todos los que amamos de verdad a nuestras parejas. Por cierto, la celebración de esta fecha surge en Cuba por iniciativa de Adria Gómez de Molina en 1938; su instauración inmediatamente fue muy bien recibida por la prensa habanera y por los comerciantes, que como es lógico pensar, sintieron más los latidos de sus bolsillos que de sus corazones. Posteriormente se hizo lo mismo en Santiago de Cuba, pero promovida la festividad por las grandes casas comerciales.

Como cantó alguna vez la chilena Monna Bell, el 14 de febrero es el Día de los enamorados, de las parejas, de quienes sienten el latir apurado de sus corazones, el de los amantes…Por eso, termino con un línea de la canción antes mencionada… por eso teniéndote a mi lado mi amor en este día lograré…

Impactos: 23

Entradas relacionadas