Con expo fotográfica y puesta en escena Nancy Campos y Dagoberto Gaínza celebran 50 años de vida artística

Por: Miguel A. Gaínza Chacón

Santiago de Cuba, 8 ago.- Como parte de la jornada de homenaje al medio siglo de vida artística de dos personalidades de la cultura: Nancy Campos y Dagoberto Gaínza, quedó abierta la expo fotográfica Memoria y Teatro, en el Cabildo Teatral, en la populosa calle Enramadas de esta ciudad.

Luego de la apertura de la muestra que viene a ser un resumen muy sintetizado de los 50 años de trabajo profesional teatral de Nancy y Dagoberto, se efectuó la gala artística dirigida por Daniel Medina, con Agustín Salas, el coro Madrigalista, bailarines de Teatro de la Danza del Caribe, Yanoski Suárez, de Ad Libitum, y la cantante Marilis González.

El sábado se realizó la puesta en escena, en el propio Cabildo (sala teatro Nguyen Van Troi), de una función única con la obra “Dos viejos pánicos”, una versión de Ramiro Herrero sobre original de Virgilio Piñera, a cargo precisamente del grupo “A Dos Manos”, es decir los propios actores homenajeados.

Nancy Campos y Dagoberto Gaínza conforman una pareja en la vida y en el trabajo profesional, de larga data en el universo teatral cubano y santiaguero, con resultados sobresalientes.

El prestigio de ambas figuras motivó al poeta y escritor Reynaldo García Blanco, Premio Casa de las Américas en poesía, a crear este texto que tituló “Bodas de Oro con el teatro”:

“Avanzo por una calle larga y vocinglera que parece no tener fin. No siempre todos los caminos te llevan a Roma. A veces te llevan a la casa de dos actores que por estos días celebran sus bodas de oro con el teatro.

A Nancy Campos la imagino como una bailarina que por un momento sale del camerino para mirar el cielo y saber si es luna menguante o mira caer una estrella para pedir tres deseos.

A Dagoberto Gainza se le puede confundir con un sacerdote que se dispone a un ritual secreto donde la salvación del mundo es el centro de todo.

Casi por magia vienen a la palestra nombres como Ramiro Herrero, Raúl Pomares, Carlos Padrón o Rogelio Meneses… Y ¿cómo llegan Nancy y Dago al Teatro? ¿Azar, equivocación, vocación..? ‘Llegamos al teatro por una convocatoria de Tele Rebelde en el año 1968. Fuimos aprobados por los directores que hicieron la prueba: Adolfo Gutkin, Miguel Lucero… que dirigían el antiguo Conjunto Dramático de Oriente (CDO). Ellos consideraron que para nosotros el mundo de la actuación estaba realmente en el teatro y nos contratan el 1 de agosto de ese año para formar parte del elenco del CDO.’

“Mientras Nancy va por un café le pregunto a Dagoberto: El teatro ¿sacerdocio? ¿martirologio?”

‘Me levanto todos los días pensando en el teatro, como un sacerdote, amando el sentir de mis personajes, buscando siempre mejorar las interpretaciones para darle una belleza y verdad a lo que hago con tanta pasión.’

“Nancy Campos ha combinado con acierto la actuación y la labor como directora. A 50 años de vida artística ¿qué prefiere: actuar, dirigir, escribir?”

‘Me gusta dirigir. Después de largo tiempo actuando se tiene más dominio de la escena.’

“Dagoberto reitera, que siempre ‘me he visto actuando; lo hago con pasión. Me he divertido mucho en estos 50 años dando lo mejor de mí.’

“La mujer que parece una bailarina y que espera ver caer una estrella viene con un libro de poemas. Por intuición sabe que le voy a preguntar: ¿Qué personaje de la historia te hubiera gustado llevar a las tablas? “A la poeta Dulce María Loynaz”, responde.

“Dago interviene para añadir: ‘A mí en el teatro me gustaría hacer Máximo Gómez. Ya lo realicé en la TV en un serial dirigido por Carlos Padrón: El General de las ideas, y En Busca de Máximo Gómez.’

“A veces me he preguntado por qué estos artistas se han quedado en Santiago de Cuba. Se lo comento y entre los dos hablan del calor, la música, el misterio, el asombro de una ciudad que los vio nacer y le ha regalado algunas tristezas e infinitas alegrías como el Santiago Apóstol que solamente así es capaz de hacer Dago.

“Nancy apunta: ‘Siempre he estado comprometida con el teatro y con lo que hago todos los días: convivir con mis compañeros. Amo lo que hago y defenderé siempre el arte de actuar’.

‘Para mi –señala él– hacer teatro es un compromiso donde se pone de manifiesto la política cultural de nuestro tiempo. Siempre he visto el teatro como medio de enseñanza para mí y para el público.’

“Vuelvo mis pasos por la misma calle larga y vocinglera. No siempre todos los caminos te llevan a Roma pero a veces te llevan a la casa de dos actores que por estos días celebran sus bodas de oro con el Teatro.”

Impactos: 59

Entradas relacionadas