Medio siglo cumplió Museo de Ambiente Histórico Cubano, con valores arquitectónicos

Tomado de Casa Dranguet

El Museo de Ambiente Histórico Cubano, de esta ciudad y declarado Monumento Nacional, celebró los 50 años de creado para contar la evolución del mueble y los ambientes domésticos en los siglos coloniales, en un inmueble con valores arquitectónicos al ser considerado el más antiguo de Cuba.

En esa ocasión fue presentado el documental Ambientes a través del tiempo, realizado por Lía Videos y el Centro Provincial de Patrimonio Cultural, para destacar la riqueza de sus exponentes y de la propia edificación, construida entre 1516 y 1530 para acoger la Casa del Gobernador en la planta alta, mientras en la baja la Casa de Contratación y Comercio y el horno de fundición de oro.

Es conocida por los santiagueros como Casa Diego Velázquez, al residir allí el Adelantado y fundador de las siete villas en la Isla.

Fueron reconocidos, además, cinco trabajadores del museo con tiempo de labor que oscila entre 44 y 33 años.

Magda Amara Lashley Olivares, directora de la institución, destacó el protagonismo de ese lugar de tanta historia en la vida cultural de la ciudad y su rol en la formación de nuevas generaciones al funcionar como Unidad Docente de la Universidad de Oriente.

El coro Orféon Santiago y el Ballet Santiago tuvieron a su cargo la pincelada cultural, en un sitio de privilegiada ubicación frente al parque Carlos Manuel de Céspedes y que tradicionalmente acoge en sus patios peñas con agrupaciones vocales, de instrumentos de viento, sopranos, piquetes y de otro formato.

El Museo de Ambiente Histórico Cubano abrió sus puertas el 30 de noviembre de 1970 en una sólida edificación, con muros exteriores construidos con sillares (bloque de piedra labrado) y en sus interiores horcones de madera insertados a las paredes.

Fue el arqueólogo, restaurador de obras arquitectónicas y especialista en Artes, de origen catalán, Francisco Prat Puig, quien estuvo al frente de su rescate para mostrar una cronología del desarrollo del arte del mueble en Cuba, los ambientes domésticos y sus decoraciones interiores desde el siglo XVI hasta el XIX.

Dos viviendas integran el museo, una de ellas la más antigua conserva el horno de fundición de metales, la tronera, especie de ventanas que apuntaban a la bahía, y los muros exteriores.

Con respecto a la del siglo XIX muestra a los visitantes la influencia de la arquitectura neoclásica.

Impactos: 346

Entradas relacionadas