“Mis historias han puesto una sonrisa en el rostro de estos días”

Por: Reinaldo Cedeño Pineda

Ángel Luis Martínez, escritor y actor de la novela El rostro de los días, en una escena junto a Liliana Bergues

Lo conocí una tarde frente al mar, en Caibarién.  Dichosa tarde. El horizonte se corre frente a un artista.

Sus novelas radiales  se han transmitido en varias emisoras del país y ha sido galardonado repetidamente como actor y guionista. Me confesó una vez que le gustan los personajes que se le encabritan. Su verbo y su mano, doman las olas.

Ángel Luis Martínez  nació en Encrucijada, se inició en Teatro Escambray, integró el elenco de la CMHW, la reina radial del centro, y una vez en la capital, Radio Progreso le abrió sus puertas. Su obra no ha hecho más que crecer. 

Conversamos con el escritor  de la actual novela cubana en pantalla, El rostro de los días. Se trata de su segunda incursión en la pantalla. Tierras de fuego fue su experiencia anterior.

¿Cuál es la médula, el propósito de la novela y qué te inspiró a escribirla?  ¿Tal vez algún suceso real o una filosofía de pensamiento?

“Mi madre: su entrega y dedicación. Mami no tiene otra carrera que esa, ¡ser madre! Su mundo son sus hijos, y quise devolverle a través de la novela todo lo que nos ha entregado, ¡poca me parece mi ofrenda ante su esfuerzo! También a los padres, dándole la importancia que muchos merecen, viéndolos a los dos como un binomio indisoluble para el verdadero sostén de la familia. Esta historia está dedicada a las madres y los padres del universo”. 

¿Cuánto va desde que la soñaste y la escribiste hasta su transmisión televisiva? ¿Cómo la ves, ahora como espectador… y cómo te ves a ti mismo desde tu posición de actor?

“Comencé a pensar el argumento en el 2014, ¡hace seis años! El proceso productivo de los dramatizados en la televisión cubana atenta contra la musa más soñadora.  Ahora la veo desde la distancia, y quisiera cambiar miles de cosas. Es una mezcla de emociones, unas buenas, otras no tanto; pero prima la satisfacción de ver en la luz lo que una vez estuvo en la oscuridad de mis pensamientos.  Acudiendo a toda mi sinceridad, te digo que como actor aún no tengo suficientes armas, sé que me falta un largo camino en la televisión. Ojalá me den la posibilidad de transitarlo”.

No era posible imaginar que tu novela se transmitiera en una circunstancia tan especial como la que hoy vivimos… ¿Cómo dialoga El rostro de los días con los rostros de estos días?

“Temiendo que me ciegue la pasión, te digo que he sentido una buena recepción por parte del público. Mi messenger y mi facebook han colapsado ya.  Al principio sufrí enormemente que mi novela llegara justo en este tiempo, pero ahora me complace que de alguna forma haya ayudado a mitigar nuestras angustias, ¡me consta que así ha sido! Soy feliz porque mis historias han puesto una sonrisa en el rostro de estos días”.

La imago es poderosa, afirmaba Lezama. La imaginación te permite viajar por tantos mundos sin salir de casa. ¿Cuál es tu método para dar vida a esos mundos y a esos personajes…  alguno te ronda ahora mismo?

“¿Sabes? ¡Eso mismo me pregunta mi mamá! ʿHijo, ¿de dónde tú sacas todo eso?’ Yo la miro y me sonrío… porque tampoco tengo la respuesta. Sencillamente están ahí. Creo que nací con todos esos universos. Universos que me salvan y que le dan un sentido a mi vida. Por supuesto, esa imaginación hay que motivarla, alimentarla. No dejo de estudiar, de investigar, de leer. “Ahora mismo… otra vez un universo rural me está quitando el sueño. Quiero volver de nuevo a mi raíz, al campo, ¡algo que tanto necesita la televisión cubana! No quiero adelantarte más, porque de aquí a que lo veamos en pantalla, como mínimo, me habrás hecho ya tres entrevistas más.  (Y aquí va una carcajada)”

Impactos: 1028

Entradas relacionadas