Tres fechas en impactante concierto de Cándido Fabré, su Banda e invitados

 Por: Miguel A. Gaínza Chacón / Fotos: Del autor

Santiago de Cuba, 29 oct.- El mejor improvisador de Cuba, el sonero Cándido Fabré, ofreció anoche en esta ciudad, un concierto inolvidable ante un público enardecido que abarrotó hasta los pasillos de la sala principal del monumental Teatro Heredia, en la Avenida de las Américas.

Tres fechas se unieron en la actuación de un Fabré aclamado hasta la saciedad: los 40 años de vida artística del sonero, los 25 de su agrupación, y el aniversario seis del paso por esta urbe del devastador ciclón Sandy.

Pasadas las 20:30 horas comenzó la fiesta en el “Heredia” y lo mejor: se extendió hasta la medianoche sin descanso y sin “baches”; con una cadencia arrebatadora.

Primero fue la Banda sola, demostrando consolidación en los instrumentos, las voces y el ritmo; luego se incorporó Cándido y el teatro se conmovió. Uno tras otros se sucedieron los temas del sonero y la respuesta emblemática de los santiagueros.

A mitad del espectáculo, Lourdes Remón Brizuela, Secretaria de la Asamblea Provincial del Poder Popular, leyó la Resolución por la que se otorgó a Fabré, en nombre del Partido Comunista de la Cuba y del Gobierno en el territorio, la Medalla “Con el esfuerzo de todos, Venceremos”, además de una obra de arte. Fue el momento de los reconocimientos pues se sumaron otros.

Antes, el cantante interpretó “La victoria es nuestra”, un tema propio y del que ya se había estrenado un video. La canción resume el esfuerzo de Santiago de Cuba, y lo conseguido hasta el momento, por resarcir los daños del huracán Sandy.

“La victoria…” viene a ser la segunda parte de una inspiración del sonero, pues la primera fue en octubre de 2012, cuando aún la lluvia y parte de los vientos del “Sandy” asolaban el territorio santiaguero, y se tituló “Te vamos a levantar, Santiago”.

Raulicer García Hierrezuelo, subdirector provincial de Cultura, y Rosa María Prades Bell, directora de la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos, también entregaron reconocimientos al cantante por sus cuatro décadas en el arte y los 25 años de la Banda.

Desde el principio hasta el final del concierto, permanecieron en la platea del teatro, los integrantes del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), Lázaro Expósito Canto, primer secretario del PCC en el territorio, y Beatriz Johnson Urrutia, vicepresidenta del Consejo de Estado y Presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular, quienes sobre el escenario, galardonaron a Fabré con la medalla “Con el esfuerzo de todos…”.

Eliades Ochoa encabezó una nutrida representación de artistas de todas las manifestaciones, que fueron hasta el teatro a felicitar compartir y numerosos artistas.

Al espectáculo llegaron invitados de lujo: la voz exquisita de José Armando Garzón hizo “Cántale tú a Barbarito”, danzón de la autoría de Fabré en homenaje al eterno Barbarito Diez; el antiguo pianista de la Banda también tocó; All Star abrió la noche con una impecable coreografía, e igual hizo el grupo de danza Sangre Nueva, del municipio Songo-La Maya. Notable entre los convidados fue la vocalización del niño Dyango de Jesús, de Río Cauto, en la provincia Granma, para quien Fabré compuso la ranchera “Van a gritar mi nombre”.

Todo contó con la dirección artística y general de Eliades Quesada, la conducción de Daniela Anaya, y el inestimable apoyo tecnológico de la Cía. Locomoción.

Con el apoyo de la Empresa de Telecomunicaciones (ETECSA), la presentación de Fabré fue llevada en directo al ciberespacio mundial, por el Lía Videos en su sitio EstoEsCuba, y la propia Anaya fue actualizando al público: a mitad del concierto ya sumaban más de mil las visitas y se reiteraban comentarios elogiosos desde Holanda, Miami, Alemania… Una rifa muy ágil, para no conspirar contra el dinamismo de la gala, premió a dos asistentes, con grandes afiches del célebre improvisador.

Infinidad de temas de la creación de Cándido y en su voz, se escucharon en el recinto teatral: “Pa’que se vaya lo malo”, que cerró la actuación; “No lloro y canto”, consagrada a la memoria de Sixta, la madre de Fabré: Hello Baby”, “Deja que Roberto te toque”, un “popurrí” con los éxitos de Fabré en su etapa con la orquesta Original de Manzanillo… y así hasta la medianoche, para marcar, además, un hecho poco usual en el “Heredia” y muy habitual en el mejor improvisador de Cuba: empatar en sus conciertos, un día con el siguiente, sin importar las horas y solo con canciones.

Impactos: 85

Entradas relacionadas