CUANDO UNA MUJER BESA A OTRA MUJER, EL MUNDO NO SE ACABA

Es hora ya de retribuir todo a lo que tenemos derecho, como seres humanos que somos”, declara la reconocida activista Isel Calzadilla Acosta, presidenta del grupo Las Isabelas, y quien ha llevado al mundo los logros y retos de la población LGBT en Cuba.

Por: Reinaldo Cedeño Pineda

Isel Calzadilla Acosta es una santiaguera hermosa, una mujer apasionada. Enjugó lágrimas y salvó vidas en su condición de enfermera. Desde el inicio de este siglo, preside el grupo de mujeres Las isabelas. Ella decidió salir del closet, luchar por sus derechos. Decidió apostar por su país, por su justicia, por una sociedad más inclusiva y más contemporánea.

Sus experiencias han sido mostradas en Cuba y el mundo, en foros, teatros, comunidades, en la vida. Una persona feliz es garantía de un país feliz. Ella demuestra que cuando una mujer besa a otra mujer, el mundo no se acaba. Ella es, nuestra invitada al diálogo en este día de mayo contra todas las formas de homofobia.

Siempre he creído que la felicidad no tiene recetas, mas cuando se habla de lesbianismo, de una mujer como pareja de otra mujer, algunos se asustan, se ofenden. ¿Cómo asumir entonces esa condición en medio de tantos esquemas por quebrar?

“Asumirse como una mujer que ama a otra mujer es un gran reto: debes llenarte de mucho valor. En primer lugar, comprender cómo eres y quién eres, y luego, enfrentar todos los prejuicios desde tu misma casa, la escuela, el trabajo… Romper esquemas, es transgredir nuestra cultura machista, patriarcal y homofóbica; pero no existe otro camino para los que sentimos amor por otra persona del mismo sexo, para los que creemos en el amor entre dos personas”.

Isel Calzadilla y Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX)
Foto: Archivo de la entrevistada

¿Cómo surge la idea de formar el grupo Las Isabelas? ¿Cuáles son sus objetivos principales?

Las Isabelas surgen, surgimos el 18 de diciembre del año 2000 por la necesidad de saber sobre nuestra orientación sexual y nuestros derechos. Me di a la tarea de preguntar si existía algún grupo de mujeres lesbianas para vincularme, y luego de investigar y acudir a los lugares de encuentro y no obtener respuesta afirmativa, decidí formar el grupo para apoyarnos mutuamente. Así, escribí en el año 2002 al Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), a la doctora Mariela Castro, para pedirle asesoría y capacitación, y encontré apoyo desde el principio.

“Los objetivos que nos proponemos son luchar por la no discriminación lesbofóbica, por nuestros derechos sexuales, y por darles visibilidad a las mujeres lesbianas. Al dar a conocer al grupo en diferentes escenarios de nuestra provincia, Cuba y el mundo, estamos contribuyendo a la educación sexual en la diversidad”.

Isel Calzadilla intercambia con Reinaldo Cedeño en el espacio Piel Adentro del Café Teatro Macubá, Santiago de Cuba.
Foto: Belice Blanco Garcés

¿Qué anécdotas puedes contarnos de las numerosas ocasiones en que tú o el grupo se han acercado a la comunidad, o han traspasado las fronteras, exponiendo sus experiencias?

“Muchos anécdotas a lo largo de estos años, pero referiré una que fue en un panel LGBT que desarrollamos con educadoras de círculos Infantiles de nuestra provincia. Alumnas y profesoras mostraron gran interés en conocer esta temática. Al mostrarnos tal y como somos, se acercaron para darnos las gracias por abordar el tema, y pudieron comprender muchas cosas que hasta ese momento consideraban tabú.

“Llevar mis experiencias como activista fuera de Cuba, a encuentros en México, Perú, Estados Unidos y España, ha sido de gran importancia para poder mostrar la población LGBT en Cuba, sus logros y retos”.

La sociedad cubana aprobó una nueva constitución que refrenda las garantías de los cubanos contra varias formas de discriminación, incluidas aquellas devenidas por orientación sexual e identidad de género (Artículo 42). Sin embargo, sabemos que no basta. ¿Cuánto falta para que una relación entre dos mujeres o dos hombres no despierte comentarios, no sea materia de censura pública o solapada, sea reconocida como un derecho inalienable de cada persona? ¿Miedos, ignorancias, terquedades, fundamentalismos?

“Debemos seguir educando a la población por todos los medios posibles, para acercarnos a lo que está refrendado en la constitución, pues persisten prejuicios y tabúes que nos dañan. Es muy importante seguir desarrollando un trabajo articulado con personas e instituciones.

“Hay creencias fundamentalistas, religiosas, conservadoras, que insisten en impedir el reconocimiento de los derechos a esta población existente en Cuba a formar la familia que queramos, de casarnos, de lograr la reproducción asistida. Todo lo que se salga de lo que llaman familia tradicional, no lo reconocen. Creo que cada quien tiene derecho de creer en lo que sienta, pero sin atacar los derechos del otro”.

¿Sales de mano con tu pareja? ¿Te sientes una persona feliz?

“Mi afecto, cariño y amor lo demuestro al tomar la mano de mi pareja; pero en algunos momentos somos censuradas por tal hecho. Los heterosexuales, en cambio, pueden hacerlo libremente.

“Somos felices amando a otra mujer, y al ser recíproco, nuestra vida fluye de una manera mejor. Tal como dijo la doctora Mariela Castro: ʿNo se trata de quitarles derechos a los que lo tienen ya, es dárselos a quienes no los tienenʾ.

“Es una deuda con una población que ha tenido siempre una mirada discriminatoria por la homofobia, transfobia, lesbofobia. Es hora ya de retribuir todo a lo que tenemos derecho, como seres humanos que somos”.

NOTA:
LGBT es la sigla compuesta por las iniciales de las palabras Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales. A veces también LGBTI, que incluye a los Intersexuales.

Impactos: 848

Entradas relacionadas