Maceo y Che: de lo más hermoso de nuestra historia

Redacción Digital Radio Siboney

Santiago de Cuba, 14 jun.- De lo más hermoso de nuestra historia. Así de categórico, de lapidario fue Martí al hablar de la Protesta de Baraguá encabezada por un Titán. Ha pasado mucho desde 1878, pero el eco se mantiene inalterable. Los mangos de Baraguá aún tiemblan ante su voz.

A Martí no le bastó escribir una vez para atrapar la imagen de aquel hombre que escapaba una y otra vez de las heridas. De Antonio, del hjo de Mariana, sentenció que tenía tanta fuerza en la mente como en el brazo.

El poeta Manuel Navarro Luna retrató su estatura en su célebre Oda “El General Antonio”. Inflamado por el legado del patriota llegaron los versos. “Cuando habléis de la Patria / del dolor y el denuedo, del largo y cruento batallar sin reposo;/ y en mil batallas veintisiete heridas cual veintisiete surcos; /de las marchas con hambre y del camino áspero y torvo; / de la gloria en la herida y la gloria en la sangre, / tenéis que hablar del General Antonio!”

Antonio envuelve nuestra ciudad, la protege con nombre de apóstol y apellido de país. Nació en junio, el mismo día que Ernesto. Quiso la historia un mismo día, un 14 de junio.

Había un niño que buscaba el sol, que venció al asma, que surcó la América en dos ruedas, que se abrió el pecho, que nunca pidió a los demás lo que no era capaz de hacer por él mismo.

Ernesto el del yate y la cumbre, el poeta, el ministro. Aquel que dejó la silla por los sueños. La mano que ordena sin mandar, que manda compañera y ordena amiga, que anda acompañándonos, al lado nuestro.

Ernesto de la Higuera, nuestro, caballero sin tacha y sin miedo, en el viento, en la racha… con la espada aclarando el camino.

Impactos: 89

Entradas relacionadas